• TRUCOS Y CONSEJOS

Con el simple hecho de incorporar unos hábitos fáciles pero importantes en tu rutina diaria, beneficiarás tu piel y ella te lo agradecerá con tersura, suavidad y un aspecto fresco y radiante. Sigue estos sencillos pasos en tu día a día:

 

  • Nutre tu piel diariamente bebiendo suficientes líquidos.

    El principal objetivo es beber al menos 1.5 litros de agua, infusiones, zumos de fruta o caldos vegetales a lo largo del día. De esta forma, se proporciona la hidratación suficiente a las células de la piel, para conseguir un cutis fresco y sonrosado. Una piel bien hidratada permite que los residuos y toxinas se eliminen fácilmente del cuerpo, y así tu piel se vea notablemente más clara.

  • Somos lo que comemos: Elige una dieta saludable y equilibrada.

    El envejecimiento empieza en el interior del organismo y la manera de combatirlo también: una dieta saludable proporciona a la piel los nutrientes que necesita para tener una apariencia saludable, fuerte y fresca. Escoge productos integrales (como cereales o maíz), fruta y verduras frescas de temporada, productos lácteos desnatados (yogures, leche, margarina), pescado, frutos secos, soja y aceites vegetales poliinsaturados (como el aceite de oliva). Si te apetece algo dulce, prueba a comer frutas deshidratadas o plátanos. Evita el consumo excesivo de alcohol y nicotina porque estos tienen efectos muy perjudiciales para la piel.

  • Duerme al menos siete u ocho horas diarias.

    El proceso de regeneración celular es predominante mientras dormimos. Durante el día, el cuerpo actúa de forma protectora y tiene poco tiempo para rejuvenecerse. Durmiendo al menos siete u ocho horas diariamente, tu piel tiene la oportunidad de recuperarse, conservando un aspecto saludable. Además, utilizando una crema de noche regeneradora, se puede apoyar el proceso de regeneración de la piel, ya que puede absorber de manera más eficiente los nutrientes e ingredientes activos.

  • Actívate y haz actividad al aire libre.

    Hacer ejercicio al aire libre favorece la circulación sanguínea y proporciona más oxigeno a las células, lo cual las ayuda a absorber nutrientes y a expulsar residuos o sustancias de rechazo. Esto tiene un efecto positivo en la estructura de la piel y hace que tu piel esté más firme y saludable.

  • Usa un protector solar adecuado

    La exposición a los perjudiciales rayos solares puede provocar un envejecimiento prematuro de la piel (también conocido como fotoenvejecimiento) o incluso cáncer de piel. Siempre deberías proteger tu piel con un factor de protección solar adecuado, que incluya filtros UVA y, si es posible, protección contra la radiación UVB e Infraroja.

  • Cuida tu piel con productos efectivos de cuidado facial.

    A medida que envejecemos, nuestra piel necesita un cuidado mayor. Usa diariamente productos de cuidado facial de día y noche con ingredientes activos que estimulen la producción de componentes vitales para la piel como el colágeno, la elastina y el ácido hialurónico.

    Las cremas de día y de noche de Diadermine utilizan tecnologías actuales e ingredientes activos efectivos pero suaves con la piel -para una piel bonita a cualquier edad.

DD_Footer_SkinExpertise_960x40_MA